lunes, 16 de agosto de 2010

Barrosa


Circo de Barrosa

Una tarde de primavera encaminé mi bicicleta hacia el Valle de Barrosa, lugar del que, en Bielsa, tan bien me había hablado el amigo Pedro. Las primeras rampas, durísimas, remontaban el bosque ganando altura con rapidez. Poco a poco el valle se iba abriendo al circo de Barrosa y enseguida apareció ante mí la majestuosa silueta de La Munia, pico que con sus 3133 metros de altitud domina los barrancos y cresterías circundantes. El camino ancho dio paso a un estrecho sendero que cruzaba riachuelos y los restos de dos tremendos aludes caídos el pasado invierno desde las alturas de Sierra Liena. Fui avanzando con el sol de la tarde por este pequeño valle, que resultó ser un maravilloso compendio del paisaje pirenaico.



Pino arrancado por un alud

En dos semanas visité tres veces el valle de Barrosa, tempranísimo, antes del amanecer, por el puro placer de llegar de noche, escondido en la oscuridad, respirar el frío aire mañanero y contemplar agazapado, junto a unos pinos, diminuto en el paisaje, como las primeras luces del día renovaban la vida en este magnífico rincón de las montañas aragonesas.


Deshielo

sábado, 7 de agosto de 2010

Creencias

"Si alguien me pregunta a que religión pertenezco, yo diré: a la del Col. de Marie Blanque..."

Kenneth White

primeras luces el el Monte Perdido (3355m.).Pirineos