viernes, 3 de diciembre de 2010

Despedida



Una tarde de frío y sol, con nieve en las alturas y cada umbría cubierta de hielo y escarcha que no han querido derretirse en todo el día. Es el momento que han escogido los árboles del Alto Genil para desnudarse de sus vestiduras, despedirse de la vida hasta dentro de seis meses, pintando de color los lienzos de la dura y fría pizarra azul




miércoles, 24 de noviembre de 2010

Tempestades

Tempestades y tormentas magníficas e inexplicables que pueblan los antiguos relatos y mitologías. El paisaje cambia, todo se mueve, el viento castiga, corre el agua, la Naturaleza estalla en un infernal caos del que huimos mirando de reojo, porque, intuimos la certeza , de que allí se oculta realmente la vida.


Un misterioso rayo de luz ilumina la cima del Mulhacén (3482m) durante una tormenta primaveral.


Grupos de chopos se retuercen, azotados por huracanados vientos otoñales en Sierra Nevada.

lunes, 25 de octubre de 2010

El lirón


Quizá esta pudiera ser la última mirada de un lirón hacia cualquier hayedo pirenaico, antes de sumergirse en su cálida madriguera para iniciar el prolongado sueño invernal.



jueves, 21 de octubre de 2010

Imaginación

Únicamente la imaginación es capaz de poner límites a nuestra vida.






Ambas fotos: Otoño en el Torcal de Antequera.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Descubrir

Fotografiar es descubrir, reescribir un mismo paisaje cien veces, plasmar en una imagen nuevas ideas, influencias, estados de ánimo, perder la noción del tiempo mientras una luz y un rincón mágicos nos hacen interpretar con la cámara una suerte de partitura de jazz donde, a menudo, llega a resultar mucho más excitante el momento de la ejecución que la consecución de un resultado concreto.


Hayedo. Pirineos


Valle de Pineta. Pirineos

lunes, 27 de septiembre de 2010

Arte

Es al espectador, y no a la vida, a quien refleja realmente el arte.

Oscar wilde


Madera y piedra. Valle de Barrosa. Pirineos


Agua y abetos. Pirineos

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Obsesiones

Amanecer en La Munia (3133m)

Su luz me sigue persiguiendo, sus formas brincan en mi mente, juego con ellas, viajo hacia allí, vivo en sus laderas. Una parte de mi se resiste a abandonar aquel mundo, en parte real y en parte imaginario, con el que un día soñé, en el que se cumplieron muchos sueños y con el que, cada día, sigo soñando.

Es una obsesión, son unas montañas, los Pirineos.


Monte Perdido(3355m)


Valle de Pineta

lunes, 16 de agosto de 2010

Barrosa


Circo de Barrosa

Una tarde de primavera encaminé mi bicicleta hacia el Valle de Barrosa, lugar del que, en Bielsa, tan bien me había hablado el amigo Pedro. Las primeras rampas, durísimas, remontaban el bosque ganando altura con rapidez. Poco a poco el valle se iba abriendo al circo de Barrosa y enseguida apareció ante mí la majestuosa silueta de La Munia, pico que con sus 3133 metros de altitud domina los barrancos y cresterías circundantes. El camino ancho dio paso a un estrecho sendero que cruzaba riachuelos y los restos de dos tremendos aludes caídos el pasado invierno desde las alturas de Sierra Liena. Fui avanzando con el sol de la tarde por este pequeño valle, que resultó ser un maravilloso compendio del paisaje pirenaico.



Pino arrancado por un alud

En dos semanas visité tres veces el valle de Barrosa, tempranísimo, antes del amanecer, por el puro placer de llegar de noche, escondido en la oscuridad, respirar el frío aire mañanero y contemplar agazapado, junto a unos pinos, diminuto en el paisaje, como las primeras luces del día renovaban la vida en este magnífico rincón de las montañas aragonesas.


Deshielo

sábado, 7 de agosto de 2010

Creencias

"Si alguien me pregunta a que religión pertenezco, yo diré: a la del Col. de Marie Blanque..."

Kenneth White

primeras luces el el Monte Perdido (3355m.).Pirineos


domingo, 18 de julio de 2010

Orabidea


Existen lugares mágicos, apartados de las vías principales, arrinconados entre montes, discretamente secretos, donde las estrechas carreteras sinuosas conducen a lugares tímidamente habitados. Allí, todavía se puede sentir esa Fuerza Natural que inspiró en el hombre lejanas leyendas de seres sobrenaturales y misterios forestales.



Orabidea, Pirineo, alcanzar un alto desde donde se dominen los bosques y regatas, cerrar los ojos al sol, oír el rumor de las hayas mecidas por la suave brisa vespertina, dejarte atrapar por el singular aroma de los helechos primaverales: Entonces sentirás como te inunda la esencia de estos parajes y quizá, por unos minutos, logres construir en tu cabeza un mundo ideal, la historia imaginaria de tu vida, alejada de todo, perfecta, absurda, imposible, hecha de jirones extraños pero llenos de significado, un sol, árboles, la revuelta de un camino, el rincón de un pueblo, voces amigas, una borda aislada, esa sonrisa lejana en el tiempo…






lunes, 5 de julio de 2010

Amarillo


Por unos días, los alrededores de mi casa se llenan con la luz, el color y el perfume del amarillo.






domingo, 30 de mayo de 2010

Blanco

A veces, las montañas, aunque han permanecido durante más de medio año cubiertas por un silencioso manto de nieve, parecen no querer desprenderse definitivamente de su blanco lienzo protector.


Asphodelos, Valle de Ara, Pirineos

Umbelíferas, Valle de Ara, Pirineos

Margaritas, Sierras Penibéticas


jueves, 20 de mayo de 2010

Escondite



“Allí, al pie de las grandes montañas, en una casa de piedras y madera roída por el tiempo, estaba mi pequeño refugio, mi escondite.

Procuraba a menudo retirarme allí por un par de días, huyendo de la muchedumbre, de mis enemigos, de mis propios miedos. En soledad, me dedicaba entonces a fundirme con mis paisajes, a abrir mi vieja caja de recuerdos, reencontrarme con los amigos imaginarios, vivir, por unas horas, en mi pequeño universo de locura.”

M. Abartan


Hide and Seek (escondite)-Imogen Heap

domingo, 16 de mayo de 2010

Mientras el mundo se cae...



“mientras el mundo se cae en pedazos, Adams se dedica a fotografiar piedras y árboles”. Parece ser que fueron palabras del fotoperiodista francés Cartier Bresson refiriéndose al gran paisajista americano Ansel Adams.


Sí, mientras el mundo de los hombres, con sus grandes mentiras, se derrumba, algunos deciden coger de él lo mínimo imprescindible, dar la espalda a esa enredada locura y mirar hacia los territorios salvajes, donde reinan otras leyes, rigen otros principios y la vida se presenta de cara, descarnadamente sincera, a veces violentamente verdadera, brutalmente bella.

Como dijo el fotógrafo Galen Rowell, refiriéndose al grupo de Adams, “a través de la montaña, en que la esencia real de la experiencia está basada en el carácter natural del terreno, descubrieron una forma nueva de contemplar el mundo que modificó profundamente la vida de cada uno de ellos”.









lunes, 12 de abril de 2010

El camino a Roubaix




Desde aquel lejano 1896 en que se disputó por primera vez, todos los meses de abril se celebra una de las más antiguas, duras y prestigiosas carreras ciclistas del calendario internacional. Casi 300 kilómetros de recorrido, carreteras estrechas con larguísimos tramos de firme adoquinado, polvo, barro, piedras… ponen a prueba la habilidad, resistencia física y fuerza mental de los corredores.

Lograr terminar esta exigente prueba es ya de por sí una hazaña al alcance de unos pocos privilegiados, conseguir ganar está solo reservado a los elegidos, aquellos que aman profundamente la bicicleta y que están tocados por ese algo que diferencia a los mejores de los extraordinarios, e implica traspasar la condición humana para entrar en el panteón de los dioses mitológicos.

Al igual que una obra pictórica o musical, no es fácil llegar a apreciar la inmensa belleza de esta magnífica manifestación deportiva sin una total implicación y algunos conocimientos previos, un poco de entrenamiento. Es entonces cuando conseguiréis emocionaros con esta singular obra de arte en la que, durante cerca de siete horas, hombres y bicicletas danzan sobre los adoquines un baile de estrategias, pericia, fuerza y corazón en el sinuoso camino a Roubaix.

Bienvenidos a la Paris-Roubaix:



martes, 23 de marzo de 2010

A tiempo



No sé si todavía

Estaré a tiempo de trazar

Sobre el horizonte en blanco

Un camino nuevo para llegar

Allí donde las nubes se puedan tocar






lunes, 8 de febrero de 2010

Summer Variations

La belleza en un gesto
en una mirada
viajando con una nube errante,
Naturaleza Salvaje
la sobriedad de un fotógrafo excepcional.


Durante dos semanas del corto verano boreal, el fotógrafo francés Vicent Munier recorrió los paisajes de Finlandia y Noruega testando una de las nuevas cámaras fotográficas profesionales de Nikon; una muestra del resultado, esta pequeña maravilla:


miércoles, 27 de enero de 2010

San Bernolfo

San Bernolfo.1702m.Alpes marítimos.



"...Está apenas como alguien que, habiendo subido a una montaña para divisar desde allí los paisajes, se resiste a regresar al valle mientras no sienta que en sus ojos deslumbrados ya no quepan más amplitudes"

José Saramago


Nosotros seguimos subiendo montañas una y otra vez y al igual que el personaje de Saramago intentamos llenar todos nuestros sentidos con su grandiosa belleza. Pero al final siempre tomamos el camino de regreso, retiradas a regañadientes que son siempre el comienzo de nuevas ascensiones.

miércoles, 13 de enero de 2010

Your hand in mine



Your hand in mine/Explosions in the sky


domingo, 3 de enero de 2010

La última tarde de 2009


Despidiendo el año sobre dos ruedas, me vinieron a la mente aquellas palabras de Henri Desgrane:

“Amo la bicicleta porque me ha dado un alma capaz de comprenderla. ¿No es en la historia de la humanidad, el primer logro de un ser inteligente para liberarse de las leyes de la gravedad? ¡He ahí unas alas! “

Henri Desgrane, 1911