sábado, 31 de octubre de 2009

Luces de Otoño

Tres imágenes de un día perfecto, con la cámara al hombro, recibiendo a las primeras luces, pateando monte con una pequeña mochila en la que caben algo para comer, una cantimplora, navaja, cuaderno y lápiz con los que tomar notas o dibujar, trípode, un ligero forro polar, los prismáticos...

El regreso, de noche, después de haber visto ponerse el sol, tras un día de descubrimientos, cerrando un paréntesis en el que quedarán guardados un montón de pequeños instantes únicos.



Amanecer




Colores



Crepúsculo




domingo, 4 de octubre de 2009

Flores Alpinas

Gencianas. Sierra Nevada

Observando la pasada primavera las delicadas flores que pueblan las cumbres de nuestras más elevadas sierras, fue concretándose en mi cabeza una clara analogía: Al igual que muchas de estas pequeñas plantas ocuparon durante épocas geológicas pretéritas (los últimos periodos glaciares del Cuaternario) amplias extensiones de la geografía europea y luego, con la llegada de periodos más cálidos, tuvieron que recluirse en las alturas para encontrar allí sus condiciones de vida ideales, de la misma forma muchos hombres van abandonando, poco a poco, el extenso campo de acción con el que soñaron en algún momento de su vida y buscan refugio en las altas montañas. Allí vuelven regularmente, en busca de sus sueños anhelados (pequeños, muertos, como escribió López de Dicastillo) y durante horas o días alimentan el alma con la nutricia savia de sus paisajes, sus silencios, sus olores, haciéndose hermanos de esas singulares flores acorraladas, que, un día, pudieron viajar con total libertad por territorios que algunos también tuvimos la osadía de imaginar nuestros.




Ranúnculos. Pirineos


Aguileñas. Pirineos