martes, 24 de marzo de 2009

Peregrino



¿Volver? Vuelva el que tenga,
Tras largos años, tras un largo viaje,
Cansancio del camino y la codicia
de su tierra, su casa, sus amigos,
Del amor que al regreso fiel le espere.

Mas, ¿tú? ¿volver? Regresar no piensas,
Sino seguir libre adelante,
Disponible por siempre, mozo o viejo,
Sin hijo que te busque, como a Ulises,
Sin Itaca que aguarde y sin Penélope.

Sigue, sigue adelante y no regreses,
Fiel hasta el fin del camino y tu vida,
No eches de menos un destino más fácil,
Tus pies sobre la tierra antes no hollada,
Tus ojos frente a lo antes nunca visto.

Luis Cernuda

jueves, 5 de marzo de 2009

Muley Hacén


Penúltimo Rey Nazarí, fue uno de los protagonistas de la convulsa época vivida a finales del siglo XV en el Reino de Granada, entre luchas internas por el poder y externas frente al avance de los Reyes Católicos en su reconquista. Padre del Rey Chico, Boabdil, por el que fue traicionado, dice la leyenda que en los últimos compases de su vida, retirado ya de toda escena pública, en la compañía de su preferida Zoraya, hundido en una melancólica misantropía, contemplaba a lo lejos las brillantes cumbres de Xulair, el monte del sol, nuestra Sierra Nevada andaluza, escuchando a su amada relatar toda serie de fábulas en relación con aquellas lejanas alturas. De aquí surgió su definitivo deseo de llegado el final momento ser llevado a reposar en paz, alejado de los hombres y sus intrigas, al punto culminante de aquellas magníficas montañas que a partir de entonces sería nombrado como MULHACÉN.

"... la contemplación larga y solitaria, prolongada y repetida día tras día, de las cumbres excelsas, sedimentaban en la del anciano depuesto, el amor y el temor, el respeto y el deseo, en la mezcla apretada y confusa de sentimientos, como la trabazón de los elementos de las rocas, que experimenta, haciéndole estremecer, todo el que siente de veras el amor, siempre algo masoquista, de las montañas, en presencia de tan altas, tan fuertes y tan esquivas damas."

M.Titos.Mulhacén